Pubs de Dublín

Los pubs son una de las principales razones por las cuales la gente visita Irlanda. Tienen un estilo tan particular, que hay empresas como esta que se dedican a asesorar a quienes quieran abrir un Irish Pub en otra parte del mundo. Muchos turistas pecan de solo ir a Temple Bar, donde ven un estereotipo que podría ser en cualquier ciudad, y se quedan sin conocer los verdaderos Irish pubs. Acá va una pequeña guía con mis preferidos:

PUB TRADICIONAL: Es el típico pub irlandés, antiguo, con recovecos, mucha madera, flores, decoración cargada, y en algunos casos música tradicional. Siempre hay “locals”, aquellos al que el publican – dueño del pub – saluda por su nombre y sabe qué servirles.  The Long Hall  en George’s Street, es pequeño, cumplió los 200 años y sirven muy buena Guinness.  Kehoe’s queda cerca de Grafton Street, tiene “snugs”, zonas separadas donde solían sentarse las mujeres. The Brazen Head dice ser el más antiguo del país.  Está cerca de Christchurch Cathedral, siempre hay música en vivo, la comida es buena, y la Guinness es incomparable. The Cobblestone queda en Smithfield, y tiene los mejores músicos. Quienes se muden a Dublín deben encontrar su propio “local”, el bar que más les guste en su barrio. En mi caso, mi bar de barrio – The Villager – tiene música tradicional los miércoles, y se puede sumar quien tenga ganas. Datos curiosos: La palabra “pub” viene de “public house”. En Irlanda han sido siempre gran parte de la cultura, son el centro de reunión para todo tipo de eventos, desde un bautismo hasta un velorio. Los pubs locales tienen una atmósfera de estar “entre casa”. Varios tienen sillones, estufa a leña, libros, juegos… Una de las mejores experiencias a tener en un pub es un “lock in“. Es cuando cierran el pub al final de la noche (tienen horarios muy estrictos), pero le permiten a ciertas personas quedarse un tiempo más. Y si alguien tiene una guitarra, empieza la música.

CERVEZA ARTESANAL

Los últimos diez años han presenciado una gran revolución cervecera por esta zona. Guinness y Heineken siguen siendo las marcas más consumidas, pero han abierto pequeñas cervecerías artesanales por todas partes, y son cada vez más quienes las eligen. Es tal la demanda que hoy en día se pueden conseguir en todas partes, pero hay algunos bares que se caracterizan por su oferta en este aspecto. Los bartenders suelen ser fanáticos y conocer los distintos productos, y pueden aconsejar a quienes no saben por dónde empezar. The Porterhouse tiene varias sucursales, son de los pioneros en esto, tienen sus propias cervezas, y una gran selección de cervezas importadas. Les recomiendo las chicken wings y alguna stout importada. Against the Grain es parte de la cervecería Galway Bay. Este fue su primer pub en Dublín. Me gustan mucho sus cervezas, y también tienen buena comida. Hay juegos de caja y tienen pub quizzes. The Beerhouse es un pequeño pub en Capel Street. No es tan famoso, pero solía ser el bar al que íbamos después del trabajo, y muchos de mis alumnos probaron cerveza artesanal por primera vez allí. Es relajado, y más económico que otros. Se los recomiendo si están por la zona y son un grupo grande. Cassidy’s fue uno de los primeros bares en entender la importancia de juntar ambos mundos, venden cervezas artesanales y comerciales. Es un bar divertido, con muchos candelabros y colores, y está bueno para ir con gente de distintos gustos. Es en Westmoreland Street (la continuación de O’Connell al cruzar el puente). Consejo: Pidan un “beer flight”, donde pueden degustar varias cervezas. Hablen con el bartender y díganle qué les gusta y qué no. En general son simpáticos y te dejan probar antes de elegir, al mejor estilo heladería.

COCKTAIL BAR

Para quienes buscan más glamour, o prefieren tragos antes que cerveza, también hay unos cuantos bares que se especializan en ello. La decoración y la música suelen ser más modernas, y el menú explica extensamente los distintos ingredientes que utilizan. Vintage Cocktail Club es el mejor lugar para empezar una buena noche. Se recomienda reservar mesa, y al llegar hay que tocar timbre. Con decoración de los años ’20 y tragos de película, es un lugar único. Los tragos cuestan alrededor de €12,pero sin duda vale la pena visitarlo. Drop Dead Twice es un bar un tanto diferente. Hay que reservar mesa,  pagar entrada y llevar una botella de alcohol. Una vez allí, el bartender les pregunta qué les gusta y qué no, y les va llevando distintos tragos. Fui dos veces con distintos grupos y la pasamos muy bien. Los tragos son muy novedosos, y es un placer no tener que preocuparse por nada cuando estás allí.

BARES CON ONDA

Estos son lugares que elijo y recomiendo por la onda que tienen, más allá de las bebidas. Café en Seine derrocha glamour. Ubicado en Dawson Street – calle de buenos bares y restaurantes – tiene una decoración única. Me encanta llevar visitas allí porque es completamente diferente a un pub irlandés. Y para los más hipsters, The Bernard Shaw es un bar ecléctico donde uno puede encontrar feria de ropa, clases de yoga, hip hop en vivo,festival de gin, y mucho más. Les recomiendo ir temprano y sentarse afuera. Se puede comprar comida en el Eatyard y llevarla allí, o probar las excelentes pizzas del autobús. Estén atentos al cartel con los nombres, si está el de ustedes comen gratis!

 

image1-3.JPG

Música en vivo en The Cobblestone – Tragos en Drop Dead Twice                                                           Flight the cerveza artesanal – Frente de The Bernard Shaw

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s